Carreras De Valor Añadido

Los que pasamos la crisis del 92-93 ya sabemos lo que esto significa, y  sabemos qué consejo recibimos entonces del gerente del Imet Sr. Nebot: “no hay que dejar ninguna carrera sin hacer”, como si hiciera falta ese consejo. Cuando la crisis pasó, y comenzaba a verse clientes esperando más de cinco minutos en las esquinas, estábamos todo el día con un cliente dentro del coche, pero por motivos de que la tarifa era excesivamente baja no recaudábamos lo suficiente y tampoco salíamos del todo de esa crisis. Fue en aquel momento cuando el Sr. Nebot dijo aquello de “hay que dar preferencia a las carreras de valor añadido”.

Con el consejo de buscar las carreras de “valor añadido” daba a entender que sólo eran realmente rentables las carreras que llevaban suplemento, es decir, los servicios de aeropuertos. Pronto, algunos taxistas, vieron  que si se dedicaba a estos servicios su jornada era menos estresante y más rentable, comenzando una carrera de creación de emisoras que sólo se dedicaban a captar clientes de este tipo dejando de lado la carrera de ciudad. Fueron, y son hoy en día, muchos los que aún se dedican a este tipo de clientela creando una división entre los taxistas; los comisionistas y los pisteros.
Desde aquellos tiempos han ido creciendo el número de taxistas que se asociaban a estas emisoras, conllevando un conflicto entre los demás, pues el ratio de servicios al aeropuerto iba menguando con el tiempo pasando a aumentar para los que pagan comisiones a los recepcionistas de hotel. Pese al aumento de hoteles en Barcelona el “pastel” se iba haciendo más pequeño para estos comisionistas al ser cada vez mayor el número de taxis que se decidían a ingresar en estas emisoras llegando a contactar también con recepcionistas de empresas que se les ofrece una comisión al llamar a su emisora. La división se hace más punzante porque se está sacando servicios de otras emisoras que atendían a estas empresas y al usuario en general.
Estas emisoras no sólo acaparan los hoteles, si no que ya acaparan las empresas que atendían emisoras que realmente hacen un excelente servicio a la ciudad sin discriminar a ningún cliente. Las emisoras no comisionistas ya son mucho menores en número que las que sí lo son. Preocupante.
Aquella frase fatídica del antiguo gerente fue la chispa de lo que hoy estamos padeciendo, pues en época de crisis los comisionistas ahora también pistean al no tener suficientes clientes de su preferencia agravando al resto de taxistas que se han dedicado todos los años a cubrir los servicios sin valor añadido.
El gerente actual no se ha pronunciado sobre la crisis, y si casi mejor, pues para decir algo que a medio plazo traerá conflictos es de agradecer que no diga nada. Mejor sería que pusiese a trabajar a los inspectores para, al menos, incomodar a estos comisionistas. Hacerles más difícil su sistema de trabajo para cuando la economía remonte no se dediquen tanto a ocupar paradas sin el libre porque ya vuelven los servicios de su preferencia. Deben madrugar, (aunque esto sea un gran sacrificio para un funcionario), pero ya que tienen carácter de autoridad cabe exigirles que hagan su trabajo y persigan las practicas tan dañinas para la imagen del taxi de Barcelona que realizan estos taxistas.
Es hora de aprovechar la crisis para sentar las bases de un buen taxi en el futuro una vez pasada la crisis. ¿Lo van a hacer? Creo que no, pues se comenta que lo que actualmente le preocupa al Imet son los ingresos a sus arcas por la bajada de transferencias de licencias, sustituyéndolas con convocatorias masivas a los exámenes de credenciales que a ciento quince euros por aspirante es un buen ingreso cada cuarenta y cinco días si el número de examinados es de unos cuatrocientos en cada convocatoria.

 

 

2 comentarios sobre “Carreras De Valor Añadido”

  1. Me gustaría recordar que con el sr. Nebot se empezó a hacer una reconversión para que “elimináramos” (se interpreta así la manera de reducir un cierto número de licencias las cuales ya no recuerdo a cuanto debía ascender). Hubieron varios modelos de pagar nuestra reconversión en las cuales ni Generalidad ni Ayuntamiento ayudaron al taxista de Barcelona. Una de ellas era el pago anual de una cantidad que podía ser rebajada al incluirel hecho de llevar la publicidad exterior que aquí fue donde empezamos a ver nuestros taxis con publicidad en Barcelona. Otra modalidad fue que al comprar la licencia obligaban al pago de 500.000pts (una pasta y de golpe). Otra fue que un famoso abogado llevó el tema a un gran número de compañeros y los más listos y/o mejor asesorados (yo conozco personalmente a uno) lo depositaron directamente en el juzgado.
    Por todo esto …. DONDE ESTA MI DINERO Y LOS DE LOS COMPAÑEROS QUE PAGAMOS CUANDO EL SR. NEBOT ESTABA DE GERENTE? porque no se nos devolvio a medida de que se volvian a poner en ciculación las licencias que se habían retirado?
    Y con todos mi respeto vaya por delante hacia mis compañeros somos unos ignorantes y no sabemos estar unidos y luchar por todo el colectivo tenemos lo que nos merecemos : coches a doble turno, compañeros que les quitas el Navegador y no saben ni donde está el Parque Güell, horrorooooooosooo …… en fin que tenemos lo que nos merecemos que es las mismas licencias con muchos coches a doble turno y sin el dinero de la reconversión, y donde están los sindicatos, tocando el violííííín.

  2. Las lcencias que se retiraron, (unas 450), no se han puesto en circulación porque, de este modo, no te tienen que devolver el dinero. Esas licencias son de los taxistas durante 25 años.
    Cabe discutir, ya que el Plan no se terminó, si se tiene derecho a la devolución del dinero. Yo pienso que sí, pero es mi opinión.
    Las 500.000 pts. hoy en día aún se pagan como tasa de trasferencia.
    Cuando se suspendió el Plan de Reconversión, que era por cinco años, ya se habían pagado la mitad. El número de licencias a retirar era de 1250, y se retiraron unas 450 de las cuales un buen porcentaje eran revocadas y que no se pagaron.
    Es fácil ver que se estaba haciendo mal, pues con la mitad del dinero recibido sólo se retiró un tercio de ellas. Además, mientras se estaban retirando, la Generalitat iba concediendo licencias de lujo.
    Por cierto, ¿sabia la gente que se llegó a un pacto con las flotas para evitar que estas denunciasen el Plan? El pacto fue que ellas sí podían comprar licencias de la bolsa que se creó para ponerlas a doble turno a un precio de 5.500.000 pts. Curioso, ¿no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.